Simplifica tu vida evitando a gente tóxica

Todos conocemos a personas tóxicas. Es fácil reconocerlas. No hay conversación en la que no comenten negativamente acerca de alguien mas, siempre tienen de que quejarse, nunca pierden oportunidad de criticar, cuestionar o indagar en la vida de los demás.

En muchas ocasiones esa gente tóxica son miembros de nuestra familia o compañeros de trabajo. Y por mas que quieras huirle al drama, no puedes evitarlos. Te chupan la sangre como sanguijuelas.

Después de hablar con estas entidades tóxicas, te sientes exprimido y agotado. Lamentablente no podemos escoger a nuestra familia, pero si nuestra reacción a ellas. Son nuestros hermanos, tíos, primos, suegros. Todos tienen una opinión y saben como hacerla sentir.

Sus comentarios pueden herir, molestar, enfurecer, entristecer y agobiar al mas fuerte de nosotros. Un día perfecto se puede echar a perder con un solo comentario o con una incesante conversación negativa.  A veces nos cuentan historias de terceras personas que no conocemos, pero al escuchar las habladurías, las damos por sentadas.

Mentes brillantes discuten ideas, mentes promedio discuten eventos, mentes pequeñas discuten personas”

Eleanor Roosevelt

Su negatividad es contagiosa y nos hacemos parte del ciclo. Sin embargo, existen 3 cosas que podemos hacer al respecto y así cuidar nuestra paz mental y espacio personal.

1. Corta la conversación negativa tan pronto comience. Intenta cambiar el tema discretamente, pero si la persona tóxica continua con su tregua y no se da cuenta que no te interesan las habladurías, simplemente dirige la atención hacia otro tema haciéndole una pregunta sobre cualquier otro evento. “Disculpa, ahora que recuerdo ¿Cómo estuvo la cena el jueves?” Esto dará paso a una nueva conversación.

2. No participes por cortesía. Parte de quien somos y de nuestra naturaleza humana es el querer ser parte del equipo. De no nadar contra la corriente. Es fácil dejarse llevar y fundirse en una conversación negativa por el simple hecho de querer “caer bien”. No lo hagas. Si en algún momento tienes algo que decir, una critica, una preocupación o enojo, ve directamente a la persona y habla de frente. Quien habla contigo sobre otros, también habla con ellos sobre ti.

 3. “Entre tu y yo” no existe. Esta es la frase favorita de la persona tóxica. Cuando la escuches, sal corriendo. Secreto entre dos no es secreto. Habrán familiares, amigos o compañeros de trabajo que no podrás evitar por completo pues son parte de tu entorno. Sin embargo, el tiempo y la repetición son tus aliados. Sé firme, cambia la conversación y no participes hasta que se den cuenta que las habladurías y negatividad no son parte de tu vocabulario.

        “Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla” 
                                             Sigmund Freud

                                           ¿Hay alguien tóxico en tu vida? 

Suscríbete a La Vida Zen, es gratis

Leave a Reply