Creando Límites en tu Vida

hands1La mayoría de nosotros comenzamos el día corriendo (y no me refiero a ejercicio físico). A las 8 de la mañana ya tenemos un inbox lleno de correos electrónicos, mensajes en Facebook, mensajes de texto, quehaceres y compromisos. Asi sea que trabajes en la casa o en el mundo corporativo, pareciera que 24 horas no fueran suficientes. La lista siempre está llena. Vivimos en un mundo de urgencia.

Si ésta frase te resulta conocida- “¡Necesito vacaciones o al menos un break! ” sabes muy bien a que me refiero.

Estamos tan ocupados que muchas veces no tenemos tiempo ni para almorzar. Muchos lo hacemos en nuestro propio escritorio o en el auto, en 15 minutos, lo que tardamos en tragar unos bocados.

En esta época de Facebook, Twitter y iPhones, sentimos que si no estamos conectados al mundo exterior 100 porciento del tiempo, nos quedamos atrás. Corremos de un lado hacia otro hasta la hora de irnos a dormir. Muchos se llevan la computadora pórtatil a su casa y hasta a la cama, para “adelantar” para mañana.

La ironía es muchas veces hacemos lo que parece importante, pero no lo es. ¿Y qué es lo importante? Lo esencial.  ¿Qué es lo esencial? Lo que le añade valor a tu vida (y no me refiero a valor económico).

Aquellas cosas que te hacen feliz son lo esencial. Cada persona es diferente. Si la familia, un pasatiempo o alguna meta especial es importante para ti,  entonces debes eliminar lo innecesario para crear tiempo para lo esencial.

Presta atención a las actividades que te roban el tiempo y crea límites para minimizarlas o eliminarlas.

Imagino lo que estás pensando. “Si tuviese más tiempo, alguien que me diera una mano o no tuviera una familia que atender, sería fácil”. Créeme, no necesitas más tiempo, lo que necesitas es definir lo que es esencial en tu vida y comenzar a crear tus límites.

Piensa en cual aspecto de tu vida te sientes sobrecargado.

Cuál área te “saca el jugo” hasta quedar exprimido al terminar el día. Cuales actividades se robaron el día sin producir nada importante.

Ejemplos: Correo electrónico, Facebook, uso de Internet, compromisos, tiempo en el celular, tiempo frente al televisor. Los ejemplos son infinitos. No tienes que eliminarlos por completo. ¿Pasas 4 horas navegando en internet?  Limítate a una hora al día. ¿Revisas Facebook cada 10 minutos? Limíta tus visitas a 3 veces al día.

El mundo no se va a acabar ni serás el último en enterarte del “status” de tus 2,000 amigos. Házlo todo, pero crea límites para que tengas un día productivo.

No te miento, crear límites suena sencillo de hacer, pero será una de las cosas más difíciles que harás, porque no estás acostumbrado. La práctica será tu aliada.

Comienza a crear límites en todo lo que haces para dar paso en tu día a lo importante, por ejemplo tus metas.  Si una hora no funciona, añádele o réstale minutos. Ve ajustando tus límites.

Esto tomará varios intentos o semanas, hasta que logres encontrar la ecuación perfecta para ti. Si tus días parecen una copia del dia anterior y sientes que no has logrado nada que mejore tu vida, es tiempo de crear límites.

¿Cuál sería uno de los límites que pudieras comenzar a implementar hoy?

Suscríbete a La Vida Zen, es gratis

Leave a Reply