Los beneficios de un progreso lento

A veces nosotros mismos somos nuestros propios enemigos. No nos hace falta que nos juzguen o nos señalen con el dedo, pues nos aseguramos de ser los primeros en enmarcar nuestros fracasos o intentos fallidos.

Yo no estoy excluída de esa lista maligna.

A comienzos del 2013, por fin decidí comenzar este blog para comunicar inspiración e ideas sobre como simplificar nuestra vida y vivir mas plenamente. Irónicamente, la “vida” se interpuso y mi atención se dividió en mil tareas, compromisos, familia y agendas.

Siempre continuaba escribiendo, de noche, de día, en el parque, en salas de espera, pero para ser honesta, no encontraba el momento perfecto para continuar luchando con las dificultades técnicas que requiere saber como diseñar un blog. It’s hard!

Solo deseaba escribir. No el pasar decenas de horas intentando entender los procesos de Hosting, Themes, Margins, Dashboards y Fatal Errors. Si crees que eso suena a chino, estás en lo correcto. So I silently kind of gave up until…

Esta tarde mi madre, de 74 años de edad,  llevaba días en que no podía conectarse a Skype. Según sus propias palabras estaba “a punto de desechar la computadora pues no la entendía”. Ella también ha pasado las mil y una noches entendiendo toda esta tecnología en su séptima década de vida. De repente veo una video llamada en Skype – y era mi madre… por fin pudo conectarse y la sonrisa (y ataque de risa) que le causó este acontecimiento, me hizo valorar su determinación. Ella no se dio por vencida porque tenía un propósito – el poder ver a su hija. Yo también tengo un propósito con este Blog y es el ayudar e inspirar a quienes desean vivir una vida mas simple y plena.

El progreso aunque sea lento, sigue siendo progreso.

You just have to keep moving… and try again. Take a day or a year off but then try again. And again. And once again.

¿Hay algo que has querido hacer pero el miedo o la dificultad te lo han impedido?

Suscríbete a La Vida Zen, es gratis

Leave a Reply