Porque fracasan las resoluciones de Año

resolucionesAl comienzo de cada año estamos muy entusiasmados. Las resoluciones son muchas. “Este año perderé esas 15 libras. Comeré saludable. Me apuntaré en clases de tango. Dejaré de fumar”. Sin embargo al pasar los días, no has tenido tiempo, hay mucho frío, no tienes el apoyo suficiente o llegas muy tarde del trabajo. ¿Donde quedó nuestro entusiasmo?

He aquí 5 razones por las cuales tus resoluciones fracasan:

1- Demasiadas metas a la vez.  Subestimas el tiempo y enfoque que requiere formar un hábito nuevo.  Quieres más de una meta, porque una sola te suena a vagancia o falta de motivación. Pero menos es más. Simplifica tus metas a una sola. Este año escoge la meta que más valor aporte a tu vida en este momento y enfócate solo a ella.

2- La meta es muy amplia- Hay un refrán chino del filósofo Laozi que dice “La travesía de mil millas comienza con un solo paso”. Comienza con pasos diminutos. Si el cambio es muy drástico, será un sacrificio, te cansarás y te darás por vencido. Lo ideal es minimizar tu meta a un 50%. Réstale otro 25%. Tu meta debe ser lo que resta. Ejemplo: Quieres hacer 1 hora de ejercicio 5 veces a la semana. Lo ideal: Comprométete a 15 minutos 3 veces a la semana. Esta meta es tan fácil de seguir que crearás el hábito y te sentirás orgulloso de logralo. Construye desde esa base como se construye una casa. Del piso hacia arriba, no del techo hacia abajo.

3- Tu motivación es externa. Si lo que te motiva a cambiar un aspecto de tu vida se basa en un estímulo exterior (complacer a la pareja, al jefe, a la familia o al que dirán los demás) tu meta no tendrá una base firme donde agarrarse y echar raíz. Como resultado será fácil quedarte en casa viendo el reality show antes de irte a hacer ejercicio o aprender tango. Necesitas una motivación interna. Debes desear esa meta con todas tus ansias.

4- Confías en tu fuerza de voluntad - Diseña tu medio ambiente como herramienta de apoyo, no de tentación.  La fuerza de voluntad es tan débil como el aroma de un flan de vainilla cuando estás a dieta. Ejemplo: Si quieres comer saludable, no compres una torta de chocolate porque a medianoche probablemente te la comerás o si no deseas consumir alcohol, no vayas al happy hour jurando que tomarás agua, porque el triste hour será cuando llegues a tu casa frustado. No te sabotees a ti mismo.

5- Te das por vencido muy rápido - Disfruta el camino y permítete flaquear algunos días. Es completamente normal y hasta necesario. La lección no es caerse, sino levantarse.  Continúa tu paso y celebra tus esfuerzos por más pequeños que sean.

¿Cuál es la meta que de lograrla este año, te causaría más felicidad?  ¿Qué te motiva? ¿Cómo puedes simplificarla a una cuarta parte? ¿Cómo tienes que modificar tu medio ambiente para que te sirva de apoyo en vez de tentación?

Simplifica y da un paso a la vez.

Suscríbete a La Vida Zen, es gratis

Leave a Reply