Aprendiendo a aceptar responsabilidad

Si estás en una relación de pareja, habrás notado que cuando algo te molesta, tu pareja es la primera en recibir tus latigazos emocionales. Cuando algo te incomoda o no te permite ser felíz, lo culpas silenciosamente por tus emociones o falta de ellas. Pregúntate; ¿Realmente, que te molesta? y “Es su culpa o la tuya?

Muchas veces decimos estar molestos por algo, pero la verdadera razón es otra.

Sin embargo es mas fácil evitar mirarnos al espejo y aceptar nuestras fallas. Es difícil asimilar que nadie escoge nuestros destinos, esa es nuestra responsabilidad. Diseñamos nuestras vidas a través de las pequeñas decisiones, dia a dia, año tras año.

Nos resulta natural señalar indiscriminadamente a nuestras parejas o a terceros y decir “¡soy infelíz por tu culpa!” . Sin embargo eso es una falacia. Es un argumento que parece válido pero no lo es.

Es una película que recreas en tu mente donde cada escena está siendo escrita por otra persona… y créeme no te culpo, ese mecanismo es menos intimidante que tener la osadía de aceptar que no tenemos el valor, entendimiento o capacidad de decidir por nosotros mismos y no tener los pantalones bien puestos para hacernos responsables por esas decisiones.

Es fácil pasar “la papa caliente” a otras manos porque en las nuestras quema demasiado.

Donde estás ahora, es porque tu asi lo has decidido, no por culpa de nadie. Tu situación actual es el conglomerado de todas las decisiones que has tomado, consciente o inconscientemente. Tu has sido el único arquitecto de tu plan.

Si crees que tu pareja, familiar, amigo o enemigo es el culpable de tu infelicidad, estás negando tu propio poder y derecho natural. Eres tu quien decide, eres tu quien escoge, eres tu quien rige las pautas de tu propia existencia. Respeto mas a quien admite su dificultad o incapacidad de tomar sus propias decisiones y por ende sus consecuencias, que a quienes señalan con el dedo a sus parejas culpándolos por su infelicidad.

Tu pareja no es culpable de tu infelicidad.

Tu lo eres. So take the boxing glove out of their face!

¿Culpas a alguien más de tu infelicidad o circunstancias?

Suscríbete a La Vida Zen, es gratis

Leave a Reply